Publicidad
por Teodoro Gracia

Toda persona necesita gozar de esas pequeñas cosas de la vida que te llevan a un estado mental de bienestar interior que te transporta a la felicidad. La alegría que puede producirte esos breves momentos son a los que hay que aferrarse para que la vida vaya completando un bagaje de instantes maravillosos e irrepetibles.

Perdemos demasiado tiempo añorando una vida mejor y eso solo nos conduce a la frustración. Tenemos que disfrutar de lo que nos ha tocado vivir, y saborear cada uno de nuestros minutos de vida porque son los realmente nuestros, es un error enfocar nuestra vida añorando lo que tienen los demás porque ello pertenece a sus vidas, no a la nuestra. La única consecuencia que esto puede traernos es que en nuestro interior nazca la envidia y esto solo va a portarnos sufrimiento.

Lo más hermoso y sensato que podemos hacer con nuestra vida es valorarla, protegerla y disfrutarla, razones que te llevaran a las emociones y así, aprenderemos que es necesario, cada día, sentirse feliz por poder vivir todos estos momentos.

Soñar en positivo es otro de los pilares para sentirte bien contigo, imaginar situaciones hermosas e ilusionarte con proyectos de vida, aunque sean insignificantes. Si entras en el mundo idílico de los sueños dejaremos de exigirnos a nosotros mismos, eliminando esa presión tan exagerada a la que sometemos diariamente nuestra vida.

Por desgracia, ya hay demasiadas personas intentando poner zancadillas para que caigas, personas neuróticas que amparadas en la envidia intentan por todos los medios robarte tus momentos de felicidad. Yo, a estas personas, las quedé reflejadas en un poema que escribí hace años y a las que intenté esquivar amparándome en mis sueños, os puedo asegurar que me sentó mejor desde entonces.

“Hay que huir, huir sin mirar, pasar corriendo;

que está el águila acechando,

que somos cenas de cuervos.

Cada paso es controlado ¡hasta el viento tienen preso!

en un mundo que los sapos te sonríen escupiendo

y las serpientes se enroscan, inmovilizan tu cuerpo.

No te detengas, pasa corriendo,

deja atrás envidia y odio ¡abandona tanto cieno!

Hay que luchar por los hermosos momentos

que te abrirán el alma para almacenar recuerdos.

¡Hay que inventar, si no existe, un maravilloso lugar

donde vivir nuestros sueños!”

Si nos hacemos fuertes ante las adversidades seguro que no nos afectará jamás todos esos obstáculos con los que tenemos que luchar a diario. El secreto está en hacerte fuerte a nivel emocional y entonces, nadie podrá hacerte daño, a la vez que nosotros empezaremos a ser felices viendo como fluyen en nuestra vida los sentimientos y las emociones.