Extremadura se ha convertido en los últimos años en uno de los lugares que más ha crecido el turismo en España. El pasado año visitaron Extremadura un total de 1.623.536 turistas, lo que supone un incremento del 9,57% con respecto al 2014, siendo la mejor cifra en los últimos diez años.

El sector turístico generó unos ingresos directos de 413 millones de euros para la región. Descanso, cultura, naturaleza y gastronomía, motivos principales de la visita.

Una de las épocas más bonitas para visitar Extremadura es el otoño, los bosques se visten de nuevos colores y cambia completamente el paisaje llenándolo de luz rojiza y lugares mágicos que convierten Extremadura en un lienzo de colores.

Hacemos un breve repaso por algunos de los sitios imprescindibles para visitar este otoño en Extremadura.

Disfruta del ‘Otoño Mágico’ en el Valle del Ambroz

El Valle del Ambroz es un lugar de contrastes. Su exuberante vegetación regada por la abundancia de sus aguas y la conservación de árboles singulares la convierten durante la estación otoñal en un lugar más que atractivo para su disfrute. Naturaleza en estado puro.

Deleitarse de los primeros colores otoñales que ofrecen sus parajes a través de rutas senderistas, es la mejor forma de conocer esta mancomunidad situada al norte de la provincia cacereña y que engloba los municipios de Abadía, Aldeanueva del Camino, Baños de Montemayor, Casas del Monte, La Garganta, Gargantilla, Hervás y Segura de Toro.

Conozca la abundancia de sus aguas paseando por gargantas y ríos y la exuberancia de su vegetación descubriendo auténticas catedrales de la naturaleza como son sus árboles singulares: los Castaños del Temblar, el Alcornoque de la Fresneda o el Abedular del Puerto de Honduras.

Caldereta extremeña
Caldereta extremeña

La riqueza de sus productos autóctonos

El otoño en esta mancomunidad ofrece paseos micológicos donde aprender sobre el terreno a conocer las setas, muestras gastronómicas tradicionales como la Gran Calbotá con sus castañas asadas e higos, pasos característicos de la estación otoñal junto a la Fiesta de la Trashumancia donde ilustrarse de la artesanía local degustando los productos típicos de la zona.

El día a día, las tradiciones, las costumbres en el Valle del Ambroz cobran una gran importancia en su economía y desarrollo gracias a la dedicación y laboriosidad de sus habitantes, algo que repercute tanto dentro como fuera de la región. La notoriedad de su artesanía de gran calidad, por ejemplo, destaca en los ámbitos de la cerámica, el cuero, la forja o la cestería de castaño.

La influencia de su legado cultural

Las culturas vetona, celta, romana y judía dejaron su huella no sólo en vestigios como el Toro Celta de Segura de Toro o el Barrio Judío de Hervás sino también en la gastronomía actual, pudiendo degustar manjares como los guisos de ternera, cabrito, cordero y cerdo, excelentes para entrar en calor en esta época del año, sus exquisitos quesos, jamones y embutidos y dulces autóctonos como la sopa dulce de Aldeanueva o las roscas sin baño de Baños de Montemayor, sin olvidar productos que el medio natural ofrece como la miel, las setas y los hongos. Un Valle para disfrutarlo en todos sus sentidos.

Mérida, Templo de Diana
Mérida, Templo de Diana

Cáceres y Mérida: ciudades Patrimonio de la Humanidad

Una magnífica opción para este otoño es explorar los conjuntos monumentales de estas localidades llenas de historia y riqueza cultural.

La arquitectura de Cáceres, fiel reflejo de su pasado histórico

Cáceres celebra este año su 30 aniversario como Ciudad Patrimonio de la Humanidad y no es para menos. Las diversas culturas que han albergado esta distinguida ciudad mantienen abiertas de par en par, las puertas de la antigua muralla árabe que cuenta con vestigios celtíberos y romanos. El buen estado de conservación de su aljibe, su barrio judío y sus palacios impresionan al visitante, al igual que la magnífica Concatedral de Santa María. También Cáceres es conocida por sus escudos, ya que cuenta con más de 1.200 representaciones heráldicas sumando así un atractivo más, para los que visitan una ciudad marcada por su historia.

Cáceres, Plaza Mayor
Cáceres, Plaza Mayor

Hervidero cultural y artístico

Asimismo, por las intrincadas calles de la Ciudad Monumental, la magnífica explanada de la Plaza Mayor o sus bulliciosos alrededores es posible hacer un delicioso alto en el camino.

Pero no solo de gastronomía e historia vive el hombre, ya que Cáceres es un hervidero de actividades culturales: Womad, Festival de música que aboga por la integración cultural es uno de los más destacados, junto con el Mercado Medieval Transfronterizo de las Tres Culturas habitual en esta estación otoñal, o los centros de arte como el Museo de Cáceres, la Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero o la Fundación Helga de Alvear de arte moderno. Existen tantos motivos para visitar Cáceres, como inquietudes en cada uno de los que la visitamos.

Acercarse a Mérida es descubrir el pasado romano de nuestra región

Aunque hace muchos siglos que la Roma Imperial se extinguió, resuenan los ecos de su grandeza en las piedras de Mérida, otrora Augusta Emérita.

La capital de la antigua provincia romana de Lusitania rememora a las orillas del río Guadiana su pasado como apacible retiro de los soldados licenciados del ejército.

El visitante podrá evocar las voces de los actores contemplando la impresionante fachada del Teatro Romano, que hoy en día alberga el espléndido Festival Internacional de Teatro Clásico, o imaginar los eventos, hermosos o brutales, que se producían en el Anfiteatro. Junto a ellos, la impresionante estructura del Museo Nacional de Arte Romano, obra de Rafael Moneo, alberga una magnífica colección para comprender la historia de esta milenaria ciudad.

Yacimientos romanos por toda la ciudad

El Circo romano, el Templo de Diana, el Pórtico del Foro, la Casa del Mitreo o el Arco de Trajano son otros conjuntos arqueológicos y monumentales que hacen las delicias de los visitantes. Los restos de la presencia romana no solo se circunscriben al centro de la ciudad, sino que se prolongan hacia las afueras, con obras maestras de la ingeniería romana como son su Puente romano o el Acueducto de los Milagros. Y para finalizar la visita, lo mejor es reponer fuerzas y disfrutar de su gastronomía, pues este año Mérida es Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica. Bon Appétit!

Starlight en Extremadura

Nuestra región goza de excelentes cualidades para la contemplación de las estrellas gracias a la escasa contaminación lumínica que podemos encontrar en el medio natural.

El Parque de Monfragüe, que tiene certificación oficial como Sistema Satarlight, Los Barruecos, el Pico Villuercas, con sus 1.600 metros y cercano a la hermosa localidad de Guadalupe, los encinares de Fregenal de la Sierra, con alojamientos rurales especializados en esta actividad, son algunos de los lugares idóneos para disfrutar de espléndidos cielos estrellados.