diario-de-campana-demagogia
Publicidad

Diario de campaña


por Alfonso Pinilla


 

España cerró el año 2018 con una deuda pública que alcanzaba el 97,2% de su Producto Interior Bruto (PIB). Es decir, que nuestro Estado debe casi el 100% de la riqueza que genera. Y ello como consecuencia de un déficit –diferencia entre ingresos y gastos- que no deja de crecer y que, al terminar 2018, llegaba al 2,7% de nuestro PIB. El círculo vicioso está servido y la tormenta perfecta sigue formándose sin pausa: gastamos más de lo que ingresamos, por lo que no hay otro remedio que seguir endeudándose para sufragar un Estado del Bienestar costoso, pero irrenunciable. Cualquiera que llevara esta lógica a las delicadas cuentas de su hogar tendría claro que la receta para remontar es gastar menos, sin renunciar a lo imprescindible. Y, por supuesto, nunca se le ocurriría dilapidar el dinero que le van prestando. Pues bien, los “viernes sociales” o, mejor dicho, “socialistas” de Pedro Sánchez andan por esa última senda de dislate: gastar sin freno justo cuando hay que ahorrar con cabeza. Y todo por los presumibles votos conquistados tras unas medidas que ni siquiera sabe cómo ni cuando se pondrán en práctica. Las políticas sociales son loables si pueden sufragarse. En caso contrario, los anuncios de una Arcadia feliz, y gratis, nos acercan más al precipicio de una quiebra que no sólo es de las cuentas públicas, sino de las lógicas ilusiones de una ciudadanía maltratada por la demagogia.