Ecologistas en Acción denuncian la falta de vigilancia radioactiva en Extremadura

Desde hace años la organización ecologista viene denunciando la inoperatividad de los pórticos de vigilancia radiológica que existen en los Ecoparques y que permitiría detectar la entrada de sustancias radiactivas, como pueda ser el aparato sustraído recientemente

Se ha alertado por parte del Consejo de Seguridad Nuclear de la desaparición de un equipo radiactivo que había sido sustraido de un vehículo mientras el propietario hacía un descanso en el trabajo.

Según ha podido averiguar Ecologistas en Acción Extremadura, se trata de un de equipo para medir densidad de suelos y compactación. Tiene una fuente de cesio-137 que tiene una vida media de 30,23 años.

Este hecho ha puesto de nuevo de manifiesto las carencias que tiene Extremadura en materia de control y vigilancia radiactiva, lo cual venimos denunciando desde Ecologistas en Acción desde hace años a la Junta de Extremadura sin que se tomen medidas de ningún tipo.

Los arcos de detección radiológica están inoperativos en Extremadura

En concreto Ecologistas en Acción ha presentado varios escritos ante la Dirección General de Medio ambiente preguntando por qué no funciona los arcos de detección radiológica que están instalados en los nueve ecoparques de nuestra región, sin que hasta el momento la Junta de Extremadura haya dado ninguna explicación al respecto.

Para Ecologistas en Acción Extremadura esto supone una grave negligencia por parte de las autoridades autonómicas, ya que estos arcos, donde se invistieron cerca de medio millón de euros, están inoperativos, y a los ecoparques están entrando materiales radiactivos con un peligro evidente para los trabajadores de esos ecoparques y también para el resto de la población.

¿Qué coste supone la puesta en marcha de los arcos?

El poner en marcha esos arcos de detección radiológica no supone más coste que el instalar una línea telefónica y conectar los ecoparques con el centro de vigilancia radiológica de la región.

Pero no les interesa porque ello supondría activar el protocolo en vigor cada vez que el arco detecte una sustancia radiactiva.

Por tanto, en el escenario actual, es muy probable que el aparato radiactivo sustraído acabe en un contenedor y termine en un Ecoparque, donde no hay pórticos para detectar material radiactivo.

La otra posibilidad es que acabe en una chatarrería y termine fundida en la factoría que el Grupo Gallardo tiene en Jerez de los Caballeros, con lo que la radiación afectará a los trabajadores de la planta y acabará saliendo por las chimeneas de la fundición, ya que el pórtico de la fundición de Gallardo, que es obligatorio por Ley en este tipo de instalaciones no funciona desde el año 2005 y la Junta de Extremadura no le obliga a su reparación.

Protección insuficiente para la población Extremeña

Ante esta situación desde Ecologistas en Acción nos preguntamos si la población extremeña está suficientemente protegida ante un escape radiactivo, y ello teniendo en cuenta que tenemos dos reactores nucleares en la región.

Si en lo más insignificante no son capaces de tomar las medidas de vigilancia necesarias, ¿cómo vamos a estar seguros de que las autoridades tienen controladas las emisiones radiactivas?

El Consejo de Seguridad Nuclear alerta del robo de un equipo radiactivo en Mérida

 

Compartir