diario-de-campana-Show

Diario de campaña


por Alfonso Pinilla


 

La política es puro espectáculo, deportivo-televisivo. Será porque la gente sólo aguanta el show, será porque los políticos no dan más de sí, será porque nos estamos infantilizando, será porque, quizá, la política no sea más que eso, pura fachada. O será porque la democracia tiene estos riesgos. Lo cierto es que hemos vivido dos noches de “Sálvame de Luxe” en la lucha por la Moncloa, donde los ganadores sólo están en la mente de los forofos y la perdedora se llama democracia. Negando los hechos, Sánchez dice ahora que nunca pactó, ni pactará, con los separatistas. Como un impertinente broncas, Rivera zancadilleaba sin renunciar al cuerpo a cuerpo. Casado, intentando bajar su duro tono de campaña, se vistió de sereno y eficaz gestor. Todo impostado, poca verdad y escaso nivel intelectual para plantear los auténticos problemas que nos atenazan: la desaceleración económica y la fragmentación del país. Menos mal que estaba Iglesias, ese constitucionalista ejemplar, para darnos lecciones de buena educación.