Publicidad

La sección de Zoología de ADENEX capturó el ejemplar el pasado otoño en el merendero municipal de Puebla de la Calzada

Miles de aves migran cada año en busca de tierras cálidas en invierno o frescas en verano para criar a sus pollos. Cigüeñas blancas y negras, milanos reales y negros, águilas culebreras, entre otras muchas.

Una de esas aves es el mosquitero común, Phylloscopus collybita, un pequeño pájaro de no más de 7,5 gramos, lo mismo que una moneda de un euro, que cuando termina el verano abandona el norte de Europa en busca de tierras más cálidas para pasar el invierno.

Muchos mosquiteros comunes acaban en Extremadura.

Un Phylloscopus collybita en el merendero municipal de Puebla de la Calzada

Uno de estos ejemplares fue capturado el pasado 13 de noviembre en el merendero municipal de Puebla de la Calzada, dentro de una de las campañas de anillamiento de la sección de Zoología de la Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura, ADENEX.

El ave estaba anillada y se informó a la entidad avaladora del número de anilla.

La entidad con la que trabaja ADENEX es la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que cada final de año busca con entidades de todo el mundo el origen de las aves identificadas en España.

Esta misma semana, ADENEX recibió por parte de la entidad British Museumde Londres la información sobre el mosquitero común capturado en Puebla de la Calzada. El ave, que no llegaba a los 7,5 gramos de peso, había sido anillada el 25 de septiembre en la Reserva Natural Nacional Titchfield Haven en la provincia de Hampshire, Reino Unido. Esto quiere decir, que el pájaro había recorrido 1.400 kilómetros en 49 días, la distancia entre este espacio protegido británico y la localidad extremeña, sorteando el océano Atlántico y la cordillera Cantábrica.

Como este mosquitero común, miles de aves realizan el mismo trayecto cada año, o bien para pasar el verano o el invierno en la península Ibérica, donde Extremadura es un destino privilegiado. El anillamiento científico de aves, del que ADENEX, sus socios y voluntarios son una parte activa, es una herramienta muy útil para el estudio de las migraciones de las aves, donde estas no sufren perjuicio alguno y son devueltas a la naturaleza. También sirve para estudiar distintos aspectos de la biología de las poblaciones de aves silvestres (tamaños poblacionales, éxito reproductor, entre otros) y cómo los efectos del cambio climático pueden variar o no estos comportamientos. Además, es una actividad muy educativa y sensibilizadora para las personas que se inician en el estudio de las aves.