Durante estas visitas, los pequeños escuchan atentamente los cuentos que les narran sus profesoras y se les abren fichas para que puedan sacar libros cuando lo deseen, hábito para el cual es importante la colaboración de sus padres y madres.