Publicidad

Ante la creciente oleada de pintadas en edificios públicos y particulares durante las últimas semanas el ejecutivo local prevé intensificar las sanciones por vandalismo, «sobre todo por deteriorar los inmuebles y bienes municipales con pintura», ha declarado el alcalde, Juan María Delfa.
Este tipo de sanción, que hasta el momento se consideraba grave, pasará previsiblemente a clasificarse como muy grave con una multa de hasta 3.000 euros.

«No vamos a permitir que se rompa la paz y armonía en nuestra localidad. Nuestro deber como equipo de Gobierno es mantener la convivencia y la limpieza en Puebla de la Calzada, así como la dar tranquilidad de nuestros vecinos y vecinas», sentenció el alcalde-presidente.

Hace tan solo unas semanas aparecían varias pintadas en el campo de fútbol y pabellón polideportivo y ayer, 17 de septiembre, volvía a amanecer el municipio con graffitis en edificios particulares y en la escultura en honor a la mujer en la rotonda de la calle Cabrilla.

Por su parte la Policía Local ha adelantado que tienen varias pistas sobre los posibles autores.

Publicidad