diario-de-campana-brutos

Diario de campaña


por Alfonso Pinilla


 

Anda la derecha preocupada porque su fragmentación parece favorecer a Sánchez, según las encuestas. La “volatilidad” del voto –ese tecnicismo demoscópico– puede deparar aún muchas sorpresas, pero los caprichos de la Ley d’Hondt en circunscripciones electorales donde se juegan pocos diputados impone la losa del voto útil: eso de no votar a quien quieres para optar por quien no te gusta con tal de que no gobierne el que aborreces. Una cosa muy barroca, y muy española, sobre todo cuando en nuestra clase política ni siquiera se atisba la posibilidad de forjar un gran pacto de Estado para neutralizar la rebelión en Cataluña, impedir la caída de una economía que ya da síntomas de debilidad y apuntalar un Estado del Bienestar cada vez más en peligro. Volvemos al frentismo popular, sustituyendo el viejo bipartidismo por la política de bloques, pero siempre con el trazo del antagonismo acérrimo entre dos grupos de contendientes. Otra vez la polarización se hace protagonista en un momento donde, más que nunca, necesitamos el acuerdo entre quienes quieran regenerar la democracia surgida de la Constitución, sin dinamitarla desde dentro. Vuelven los dos brutos goyescos destrozándose a garrotazos.