Emilio Guerrero Sanabria Coordinador de OCE, hizo la presentación del Ponente Juan Carlos Molano Grajera Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, por la Universidad Complutense de Madrid, primer alcalde de Montijo después de la transición en las dos primeras legislaturas, entre 1979 y 1987, historiador y articulista.

Dirigiéndose al público asistente Emilio Guerrero, dijo que un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla, esa es la razón por la que OCE viene realizando estas jornadas, para que no olvidemos de dónde venimos y quienes somos, a la vez que conozcamos como vivieron nuestros antepasados, él porque de las cosas para que no volvamos a caer en los mismos errores.

Juan Carlos Molano, desarrollo su Ponencia en un amplio recorrido aportando datos y fotografías de las Colonias Penitenciarias o Campos de concentración, y de la construcción del Canal de Montijo, o Canal Principal como es también conocido. Las primeras obras comenzaron, a partir de que en 1932 durante la II República se aprobase el proyecto de Planes de Regadío. En febrero de 1933 Indalecio Prieto ministro de Hacienda de la II República inauguro las obras del Pantano del Cijara, también se comenzaron las obras de la Presa de Montijo, y el primer tramo del Canal. Con él golpe de estado en 1936 que después propicio la Dictadura Franquista se pararon las obras, estas se reanudaron a partir de acabarse la Guerra Civil, en 1941 con los presos republicanos, venidos de toda España a las Colonias de Montijo, el 20% eran extremeños , y el resto de las diferentes regiones.

Estos presos por cada día de trabajo le rebajaban la pena tres, con los que tenían condena de 30 años se le quedaban en diez, se les pagaba 2,34 pesetas diarias para mantener a sus familias, obligándoles a casarse por la Iglesia para poder recibir dicho jornal, a los que eran conflictivos se les devolvía al penal o se les fusilaba. A pesar de estar bajo la disciplina militar, y la férrea vigilancia a que estaban sometidos, se pasaban periódicos prohibidos por el régimen, llegando a organizar cedulas del PCE, estas cedulas se componían de tres personas, y tan solo uno de ellos conocía a otro de otra cedula, con el fin de que si descubrían a alguno solo descubrieran como máximo a esos tres.

Estuvieron en trabajos forzados en una situación de esclavitud hasta 1946,debido a las presiones internacionales la dictadura Franquista se vio obligada a ir poniéndolos en libertad, muchos de ellos se casaron con jóvenes de la zona quedándose a vivir en pueblos limítrofes, además de Montijo como Puebla de la Calzada, Torremayor, La Garrobilla…Muchos de estos presos cuando volvieron a sus lugares de origen, se encontraron con que no les querían dar trabajo teniendo que emigrar a las grandes ciudades, o al extranjero. Así fue como se les pago a quienes lucharon por la Libertad, y que además se dejaron la piel trabajando para que otros pudiesen mejorar sus condiciones de vida.