Tras la misa, se procedió a la tradicional procesión e incineración de la sardina en la Plaza Mayor. Y, para culminar, el Ayuntamiento ofreció sardinas y vino a todos los vecinos que quisieron sumarse a la celebración.