El concejal de IU Alonso Rodríguez abandonó la sala de plenos al sentirse insultado por el alcalde, Afonso Pantoja, en un pleno al que algunos vecinos no pudieron asistir al tener la policía municipal orden de no dejar entrar a más personas que asientos hay en la sala y durante el que una de las asistentes fue expulsada.

Pleno completo:

Intervención de miembros de la Plataforma y expulsión de una espectadora:

Abandono del concejal de IU:

Preguntas de los ciudadanos:

Declaraciones de Alonso Rodríguez tras abandonar el pleno:

 

El abandono del concejal de IU ocurrió durante el debate del escrito presentado por la Plataforma contra el Paro y por el Empleo de Montijo, tras ser aprobado como asunto urgente ya que no estaba incluido en el orden del día. También abandonaron el pleno los miembros de la Plataforma que previamente habían leido un escrito a propuesta del concejal de IU.

Mociones

Posteriormente, ya sin representación de IU, se votaron las cuatro mociones que presentó el PSOE, aprobándose las referentes a la concesión de la medalla del municipio a la Hermandad de Donantes de Sangre de Montijo, contra la desaparición del partido Judicial de Montijo y contra la propuesta de reforma de la Administración Local. Fue rechazada, con los votos en contra del Grupo Popular, la de defensa de la Red de Proteccion del Menor en Extremadura y el mantenimiento de su gestión pública.

Expulsión de la sala

En el transcurso del pleno una de las asistentes fue desalojada por la policía municipal, por orden del alcalde, tras increparle.

Intervención de los cidadanos

Finalizado el pleno, varios ciudadanos tomaron la palabra: uno para exponer su difícil situación por estar en paro y amenazado de desahucio; otro para preguntar al alcalde por qué el Ayuntamiento no tomaba medidas contra el banco que amenazaba con desahuciar al anterior; un tercero para preguntar por qué lleva esperando cuatro meses para que el alcalde le reciba; por último, una ciudadana preguntó al alcalde por qué se había limitado el aforo del pleno.

Por primera vez en las dos últimas legislaturas se prohibió la asistencia al pleno del público que no tuviera asiento, por lo que varias personas no pudieron acceder a la sala.