Campaneros de Extremadura: «Toque de llamada» por Benítez Carroza

Publicidad

Día de la Caridad

La mañana de Lunes de Pascua, según algunos garrovillanos de los más mayores del pueblo que estaban sentados en el atrio, «no recordaban cuándo fue la última vez que las campanas de la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción en La Garrovilla fueron tocadas a mano».

El campanero José María Benítez Carroza, natural de Alange, ha sido invitado a dar los tres toques de llamada a la eucaristía de la festividad de la Virgen de la Caridad, patrona de La Garrovilla, en el día más grande de este pueblo de las Vegas Bajas del Guadiana, el conocido como Día de la Caridad.

Los tres toques han sido realizados a modo de repique con las dos grandes campanas de bronce que posee esta torre-campanario ubicadas justo por encima de su hermosa portada plateresca.

Al final de cada repique, José María da una, dos o tres señales con la campana de mayor tamaño para anunciar que se trata del primero, del segundo y del tercer toque de llamada a la misa, siendo este último finalizado con el tañido de la campana de menor tamaño simulando el esquilón de volteo que anuncia el comienzo de la eucaristía.

José María Benítez Carroza agradece a «Don Manuel Lagar García, párroco de esta iglesia, por su buena disposición cuando conoció la existencia de Campaneros de Extremadura para realizar estos toques manuales en esta celebración tan importante, a la Hermandad de Ntra. Sra. de la Caridad por su gran acogida e ilusión en la vuelta a escuchar tañer las campanas a mano, y a José María Sánchez Salgado por la invitación realizada a este campanero para recuperar el repique manual de las campanas de su pueblo en un día tan emotivo para todos los garrovillanos y todas garrovillanas».

«Otra población extremeña más que apoya la tan deseada declaración del toque manual de campanas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO», añade Benítez

Publicidad