por Pepe Pajuelo Pérez

Con 18 años recién cumplidos tomé la decisión, tras la propuesta de un partido político, de formar parte de una candidatura que resultó ser ganadora.

Allá por 2011, mientras en Sr. Rodríguez Zapatero era aún Presidente del Gobierno, conseguí ser Concejal en mi pueblo. Entonces la vida política era diferente y no conseguí encontrar un Concejal más joven que yo en toda España.

A día de hoy las cosas han cambiado y mi experiencia me dice que los jóvenes tenemos que dar el paso para mejorar lo que otros no hicieron bien o directamente mal.

Hoy, a mis 26 años y dos legislaturas a mis espaldas reconozco que a esta edad se hace difícil dedicar tanto tiempo, tantas horas y tanta dedicación puesto que ese tiempo se lo estoy quitando a mi familia, amigos y sobre todo a los proyectos de vida que tanta ilusión me hacen.

Dicho esto, puedo asegurar que di el paso porque evidentemente me gusta la política, pero sobre todo por un objetivo personal. Cuando te marcas una meta tan difícil puedes llegar a ella o no conseguirla nunca, pero el destino y las circunstancias se pusieron de acuerdo para conseguirlo en poco tiempo, que no era otra cosa que llegar a conocer de primera mano y tan de cerca aquello a lo que mi padre dedicó con tanta pasión durante 13 años.

Además, he tenido la suerte o la desgracia de trabajar con diferentes gobernantes y conocer con ambos sus formas de trabajar: la del autoritarismo por un lado y la del dialogo, la confianza y la transparencia por otro.

En 2012, antes de que mi compañero Roberto tomara posesión como Alcalde me ofreció acompañarlo en su nueva andadura. Mi respuesta fue un sí rotundo. En ese momento apenas nos conocíamos, y desde el primer día nos pusimos manos a la obra para solucionar los problemas que sufría el Ayuntamiento de Lobón en aquellos momentos.

Es evidente la mejora de servicios directos al vecino desde entonces. Cuando ves el Campo de Césped Artificial, la Sala Velatorio, la Zona de Ocio y Deporte, el mantenimiento del Paraje La Fuente etcétera, es bonito porque está a la vista de todos, pero el trabajo y la gestión administrativa que el vecino no ve ha sido un trabajo realmente duro para el Equipo de Gobierno que lidera Roberto, un trabajo del que me ha brindado la oportunidad de tratar de solucionarlo, y además conseguirlo.

Es inmensa la satisfacción personal de rescatar económicamente el Ayuntamiento de Lobón aún pudiendo bajar impuestos durante la legislatura como el canon del agua, una gestión que ni la oposición creía y que tan mal les sentó, como también por ejemplo que pudiéramos llevar a cabo la obra del Campo de Fútbol de césped artificial, del que creían que no teníamos capacidad para llevar a cabo la inversión con fondos propios, y como he dicho antes, esa gestión y ese trabajo que no se ve, si se hace como se ha hecho en los últimos años da sus frutos, llegando a conseguir una entidad con deuda 0.

Todo este trabajo que no se ve lo he vivido en primera persona gracias a la confianza que Roberto depositó en mi, por este motivo tiene mi confianza para acompañarlo en esta próxima legislatura que vamos a gobernar.

Gracias Roberto por enseñarme los verdaderos valores de la gestión pública y otro tipo de valores que me servirán para mi vida personal.

Tienes todo mi apoyo porque #NosUneLobon

Pepe Pajuelo Pérez
Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Lobón