Publicidad

En la madrugada del pasado sábado, agentes de la Guardia Civil de Aceuchal, dentro de los servicios preventivos en robos en el ámbito rural, observaron dos furgonetas sospechosas en el paraje “San Isidro” de Solana de los Barros.

Los ocupantes de los vehículos, al verse sorprendidos por la Guardia Civil, abandonaron las furgonetas y emprendieron la fuga a pie, ocultándose en la ribera y entre la maleza, donde se les perdió la pista.

Tras la inspección de los vehículos, los agentes pudieron comprobar que iban cargados con unos 5.000 kg de aceitunas, presuntamente de procedencia ilícita. Con las gestiones y pesquisas, la Guardia Civil pudo averiguar que el fruto lo acaban de sustraer de diferentes explotaciones agrícolas, sitas en dos parajes del municipio de La Nava de Santiago.

Posteriormente y tras la identificación de las placas de matriculas de los vehículos, se pudo averiguar que una de las furgonetas fue sustraída esa misma noche en el localidad de Arroyo de San Servan.

Al día siguiente, uno de los presuntos autores del hecho delictivo, se personó en dependencias de la Guardia Civil, con el objetivo de intentar eludir que se le implicara en el hecho, manifestando que echó en falta la furgoneta y sabía que estaba en dependencias oficiales. En esos instantes y tras ser reconocido plenamente por los agentes que les siguieron en su huida, se procedió a su detención.

Ahora se busca a sus otros dos cómplices en la comarca de Tierra de Barros.

Las diligencias junto con el detenido son puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Almendralejo.

Otras actuaciones:

Por otro lado, en otras seis actuaciones no relacionadas entre si, llevadas a cabo en los últimos cuatro días, la Guardia Civil sorprendió a dieciocho personas cuando hurtaban aceitunas de diferentes explotaciones agrícolas de los municipios de Villafranca de los Barros, Usagre, La Garrovilla, Montijo, Hornachos y Bienvenida. A los ahora investigados se les intervino unos 2.000 kg de aceitunas sustraidas.