Publicidad

El sábado 27 abril a las 21 horas llega al Teatro Nuevo Calderón de Montijo “La maldición de los hombre Malboro”, un espectáculo de Isabel Vázquez, quien ha llamado a sus antiguos alumnos, todos ellos fuera de Sevilla en compañías de prestigio internacionales y nacionales, como la de Win Vandekeybus o Date Danza.

Las entradas están a la venta en las taquillas del teatro de Montijo por 12 euros y se podrán reservar en el teléfono 924453670.

MALDICION-HOMBRES-MARLBORO

La maldición de los hombres Malboro

La empatía entre los bailarines y la coreógrafa, es impactante. Así, Vázquez nos presenta los «hombres-tipo», esos «machos» de diseño que inmortaliza a través de posturas de concurso de culturismo, o mucho más divertido, por una especie de «haka» al uso de las que hacen los jugadores de rugby, incluso con el famoso gesto de sacar la lengua. Pero hay otros guiños, hombres que se sueltan en sus gestos y son recriminados por el grupo; hombres a los que les gusta el rosa… y son ridiculizados… hay muchos y divertidos y hilarantes momentos que hacen pensar, y mucho. Guía para que el novio elija el traje que mejor le sienta.

Quizás uno de los instantes más impactantes es cuando los bailarines danzan con una voz masculina que habla del «hombre blandengue»… «la mujer es la mujer, y el hombre no puede ser un hombre blandengue», dice la voz… y los bailarines danzan, entre tragedia y comedia, a ese hombre blandengue. La conocida voz es la del cantante de copla El Fary.

Bailes de hombres, como cuando danzan con música de los Balcanes y recuerdan los bailes folklóricos de aquellas zona sólo ejecutados por hombres, o las músicas turcas en las que los bailarines más que bailar, luchan.

Esta obra de madurez de Isabel Vázquez pone de manifiesto el gran talento de esta maestra, bailarina y coreógrafa, cuando como en esta ocasión, ha tenido un material humano de primera categoría para trabajar, y le ha sacado el mejor partido. Una obra, «La maldición de los hombres Malboro» que debería ser vista como trabajo de clase de educación para la ciudadanía, en institutos de toda España para desmontar muchos mitos que, aunque estemos en el siglo XXI, aún prevalecen.

La obra está patrocinada por el programa PLATEA del Ministerio de Cultura.