La Ventana de diciembre de 2020

Publicidad

Nuestra portada está dedicada a la inefable Antonia Gómez.

Solo hace unos días, nuestra amiga nos dejaba tras una dura lucha contra el cáncer. Era un desenlace esperado, pero no por ello la noticia dejó de golpearnos por sorpresa, como un jarro de agua helada.

La que iba a ser una edición navideña, la vuelta al papel tras meses de ausencia por la pandemia, una revista festiva… se ha convertido en una edición especial para despedir a la compañera –que nos deja huérfanos de su columna, que hoy está en blanco a la espera de un texto que ya no llegará nunca–, y sobre todo a la amiga –que nos deja con ese vacío existencial que nos invade cuando perdemos a alguien que ha sido importante en nuestras vidas–.

Durante todo el proceso de edición de esta revista no hemos podido evitar tener un pensamiento recurrente: ¿le gustará a Antonia?… y la sensación de que aparecerá por aquí en cualquier momento, cigarrillo en ristre… o que nos llamará o enviará un whatsapp cuando vea el resultado… (que espero le guste).

Nos quedarán los recuerdos, las mil y una anécdotas tras más de tres décadas de amistad y de trabajo conjunto: tantas exposiciones, publicaciones, proyectos…

Lástima que no hayas podido ver finalizado y funcionando el Espacio Cultural Comunidad de Labradores, por el que luchaste durante tantos años, contra vientos y mareas. Hasta siempre amiga Antonia.

Blas M. Parejo

Compartir