A sólo un paso se quedó el tenista montijano Manuel García de haber conseguido el triunfo final, después de haber logrado de forma brillante su clasificación al imponerse en las semifinales al jugador de Arroyo de San Serván, Paco Gallardo.

En la final no pudo doblegar al tenista pacense Pablo Delgado, que había eliminado en semifinales al jugador local Cristóbal Castillo.

Alfonso Rodríguez Ávila, juez árbitro del trofeo, entregaba posteriormente los premios a ambos jugadores consistentes en vales en material deportivo.