Publicidad

por Juan Carlos Molano Gragera


Se nos ha ido Antonia Gómez Quintana después de una larga y penosa enfermedad. Y creo que se merece, por su aportación a innumerables actos -algunos ajenos a su profesión- algo más que una simple esquela. Y por tanto, es importante que hagamos un recordatorio póstumo, aunque resumido, de lo que hizo por su pueblo.

Voy a recordar lo que fue su principal pasión y vocación: la Historia y la Cultura de Montijo.

La conocí cuando era una jovencita, después se fue a la Universidad a estudiar Historia del Arte y comenzó a cambiar. Ella, que había nacido en una familia de vencedores de la guerra civil, se fue decantando hacia los vencidos y cambió su pensamiento, su estética y su lenguaje, cada vez más convencida y tajante.

Era una mujer pasional, decía las cosas que pensaba por derecho y eso le creaba. problemas, pero no quiero hablar de eso.

Estuvo colaborando con la Asociación Cultural a mediados de los años setenta. Cuando yo era alcalde aprobó las oposiciones de Bibliotecaria y Archivera Municipal por méritos propios, sin ningún tipo de influencias ni apaños. No voy a hablar de su labor administrativa y de ordenación de la Biblioteca y del Archivo que cumplió perfectamente.

A mediados de los años ochenta ella, en coordinación con la Universidad Popular y su amigo Juan Serrano Pascual que era monitor de la misma, organizaron muchas actividades culturales.

Los primeros Coloquios sobre la Historia de Montijo se llevaron a cabo en 1987 gracias a ella. Y siguió haciendo varias Jornadas más, consiguiendo que la Diputación Provincial publicara las Actas que después se repartían gratuitamente.

Se encargó bastantes años de dirigir las Revistas de Feria, en colaboración con varias Corporaciones Municipales, consiguiendo una gran calidad.

En agosto de 1998 realizó el gran Homenaje a la actriz montijana Elvira Quintana en el 30 aniversario de su muerte, en la Casa de la Cultura del atrio. Y consiguió que la Diputación editara un libro de las “Poesías de Elvira Quintana” con ilustraciones de la misma.

Y qué decir de la gran Exposición que montó, también en diciembre del mismo año, en la Casa del Navegante, sobre “Montijanos en Indias y Filipinas”. Nunca se ha montando una exposición como esa; el recuerdo que dejó fue enorme.

En el 2002 consiguió que el Ayuntamiento publicara una “Guía de Montijo” turística y cultural, muy buena y completa.

La edición facsimil, que también consiguió que le editara la Diputación, sobre el “Libro de Seglares de 1753”, existente en el Archivo Histórico Municipal, era una joya.

Ayudó con energía a la celebración anual del Certamen de Relatos Cortos Rafael González-Castell.

Ella hacía de guía turístico mostrando a los niños, jóvenes y mayores –de Montijo y de fuera- los monumentos y edificios más relevantes de nuestro pueblo, explicando su historia y su idiosincrasia. Y el Día de los Difuntos explicando en el cementerio la vida y obra de aquellas y aquellos montijanos ilustres que allí reposan.

Fue la creadora e impulsora de la fiesta de la “Laguna de las Encantas” consiguiendo que muchas montijanas y montijanos la siguieran. Ayudó a su hermana Sabina a recuperar la Puentecilla del cordel de Barbaño y los pozos de las Eras;  a la realización de múltiples exposiciones; ha sido muchos años columnista fija del periódico La Ventana de las Vegas Bajas.

Y su última pasión: el Museo de la Comunidad de Labradores. Gracias a su tenacidad y sapiencia consiguió, con el apoyo del Ayuntamiento, que aquél edificio abandonado se restaurase por dos veces y se convertiese en un espacio cultural y museístico. Pienso que, a la entrada del edificio, se debería colocar una placa recordando cual fue el alma de este proyecto.

Me faltan muchas cosas por poner, algunas no me acuerdo, pero creo que con los ejemplos relatados ya ha quedado clara su gran labor durante unos treinta y cinco años de Bibliotecaria y Archivera Municipal.  Ella no se quedó en ser mera funcionaria porque tenía claro que había que promover, conservar y difundir la cultura y la historia de nuestro pueblo. Una mujer activa, efusiva, valiente e inteligente.

Gracias amiga Antonia
Juan Carlos Molano Gragera

Muere Antonia Gómez Quintana

Compartir