Publicidad

Tirios y Troyanos

por Antonia Gómez


“Calamidad de los tiempos cuando los locos guían a los ciegos”.
Shakespeare. El Rey Lear

Para mí que la democracia está sobre valorada. Y lo está, al menos aquí, a tenor de los políticos que aspiran a gobernar, que parecen querer resucitar la España de charanga y pandereta.

Vela ahí que militares y toreros pueblan las listas electorales, yo echo de menos algunas folclóricas o en su caso, como en la época Aznar, vedettes que dan a las listas un toque voluptuoso.

A Marta Sánchez le han tirado los tejos Ciudadanos y VOX, más que por sus pocas luces de pija impostada, por haber versado e interpretado en modo drama el himno de España. Al primero le ha hecho ascos básicamente por blandengue y soso hasta decir basta, pero le hace ojitos al terraplanista y tetosterónico Abascal que la cubre de piropos al amparo de su paraguas-estoque.

Un fichaje, a mi parecer espectacular, es el realizado por el PP con Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos, XIII marquesa de Casa Fuerte, que dinamitó las redes en enero 2016 con el tweet: “Mi hija de 6 años: ‘Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad.’ No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás”.

Me da que el acento porteño, su falta de indulgencia, la linajuda soberbia y su calculado jersey amarillo piolín de cachemir, darán mucho juego en la Cámara Baja, ahora que el charnego de Rufián abandona el papel de enfant terrible.

El vía crucis lo hizo cada cual a su manera en los debates televisivos, que en mis cortas entendederas creo solo interesa a los medios de comunicación e inmiscuidos en la cosa.

Porque al gentío nos gustan los resúmenes que dan después con los mejores zascas y frivolidades obsequios de tamaños personajes de Estado.

Toda vez llegados al Monte Calvario, Casado fue crucificado inmisericorde, mientras Rivera le encajaba 57 escaños por el costado y Abascal se arrugaba como un morlaco de feria que perdiera fuelle.

Cerraba la comitiva Don Lindo abanicado por Iglesias, seguido por un séquito de bacantes abanderadas por Susana Díaz de faralaes, portando un estandarte con el rostro impreso del ganador haciendo una pedorreta.

Pero nuestro sistema electoral es un sin vivir y ya asoman más plebiscito, proceso por el cual más de uno que por su palabra se ha visto perdido anda cagándose en ella, y han decido centrarse, por lo que se supone antes iban a lo loco y mal medicados.

Los resultados de los cítricos los han puesto perléticos arrogándose la jefatura de la oposición, lo que denota no saber contar ni con los dedos, amén de tener mal ganar.

Ante lo precipitado de la situación, más de uno resulta ser un auténtico desconocido y para garantizar que es un buen tío/a, abrazan la morfopsicología, seudociencia que te saca por la pinta.

Al candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Granada, Luis Salvador, con esto le ha ido de perlas porque según concluye su estudio alberga un “buen caudal energético orientado a realizaciones de valor ético-morales y humanas de valor trascendente enfocados a la contribución de mejoras para la posteridad social”

Y que digo yo que el bisoño candidato a presidir el consistorio local, Eusebio Álvarez, al que conocerán en su casa a la hora de comer, al igual sigue los pasos del correligionario andaluz, o mismamente nos sorprende con una inmejorable carta astral.