Contaminación acústica y ambiental en el residencial el Lagar de Montijo
Publicidad
por Ángel Carlos López Suárez

Soy el presidente del residencial el Lagar, en Montijo, en la Avenida de Europa.

Parece ser que el Ayuntamiento de Montijo se ha olvidado de nosotros, y esta es la situación del parque a fecha 23 de diciembre, remito fotos.

 

Sé perfectamente que el culpable de esta contaminación que tenemos en el parque no es el Ayuntamiento, pero sí es el responsable del mismo, así que podemos decir que es el culpable de la dejadez.

Valoro las cosas que ha hecho el alcalde D. Manuel Gómez Rodríguez por nosotros, pues lo cortés no quita lo valiente, pero al final, después de varios intentos por intentar cerrar por la noche el residencial (para evitar la contaminación acústica que sufrimos, así como la contaminación ambiental) se nos denegó por parte del Ayuntamiento amparándose en la normativa legal vigente.

No dudo que si así lo han hecho es porque la ley lo dice, pero no acabo de entender cómo en algunos sitios los ayuntamientos ceden el terreno público (no implica vender), a comunidades, asociaciones, etc. Lo digo con conocimiento de causa, por ejemplo en Valladolid, existen esas situaciones, lo que me hace deducir que quizá haya alguna posibilidad.

No pedimos cerrar más que por la noche, en el horario en el que el parque no se puede utilizar, para evitar las situaciones que vivimos de todo tipo, porros, botellones, voces, peleas, etc., y aunque llamemos a la policía no soluciona nada, porque cuando vienen normalmente dejan de hacer lo malo que estén haciendo, y si están en el parque se limitan a echarlos y nada más (hasta donde sabemos).

Además hay miedo, hay vecinos que ni llaman a la policía por miedo a las represalias que pudieran tomar aquellos que se empeñan en molestar a los que que pagamos impuestos legalmente y que solo pedimos vivir en paz. Hay otros que no tienen estos problemas donde viven.

Volviendo al tema del cierre, insisto, siempre desde mi ignorancia en lo que a leyes se refiere.

En ningún momento esto es una denuncia, pero sí una información, sobre todo por si algún día pasa alguna desgracia allí, para que no digan luego que no habíamos avisado.

Porque hasta al más bueno algún día se le puede ir la cabeza de tanto aguantar.

Ángel Carlos López Suárez
presidente del residencial El Lagar

Compartir