Publicidad

por Sergio Naranjo Santos


Afligidos y consternados los habitantes de Torremayor acompañaron el entierro de la Sardina. La sardina salió del local de la Asociación de Mujeres participantes de dicho entierro, junto con la organización del Excmo. Ayuntamiento y recorrió las calles de Torremayor, pasando por la Residencia de Ancianos «La Alguijuela» para acabar en las instalaciones del Colegio Público San Juan, donde fue despedida con gran tristeza y quemada en la hoguera con el pesar de la finalización de los Carnavales y la despedida de Don Carnal.

Después fue despedida con refrescos y demás bebidas y por supuesto las tradicionales sardinas a la brasa que pudieron degustar todos los habitantes de luto de la localidad. Nos quedamos con la pena pero también con la alegría de haber podido disfrutar de estos días después de dos años de pandemia.

Hoy toca el recato de la entrada de la Cuaresma y la Santa Misa del Miércoles de Ceniza. «Ceniza somos y en ceniza nos convertiremos» pero por el camino nuestras semillas dejaremos.

Publicidad