opinion

por Antonio Sánchez


Coinciden el agradecimiento y las ansias de salir a las calles. Circulaba en bicicleta por una zona de Montijo de extraña estructura urbanística. No hay vecinos que enfrenten sus balcones. Son casitas bajas que asoman a un solar. Una ventana abierta al universo, una mujer sola, sin público, sin otros con quien compartir. Aplaudiendo a los sanitarios. Cantando Resistiré. Sola. Agradeciendo la vida y la salud. Con el mismo miedo que todos.

Seguí mi ruta, emocionado por tanta bondad.